Fundador:
Miguel R. Valladares García

martes 1 de diciembre de 2020

Negocios a oscuras

[gview file=»https://fotos.pulsoslp.mx/wp-content/uploads/2018/11/B04-2.pdf»]     Ricardo Gallardo Juárez se fue del cargo sin concluir el contrato que firmó su antecesor con Panavi S.A de C.V. La […]

Array

[gview file=»https://fotos.pulsoslp.mx/wp-content/uploads/2018/11/B04-2.pdf»]

 

 

Ricardo Gallardo Juárez se fue del cargo sin concluir el contrato que firmó su antecesor con Panavi S.A de C.V. La terminación anticipada tiene un costo del 90% de lo que falte por pagar del total. El compromiso tiene secuestradas prácticamente las luminarias de San Luis.

 

Corte de pelo pixie con look mojado, abrigo abierto a tres cuartos y en general el estilismo “boho” que uniforma cierto cliché extendido de la gente dedicada a las artes. De la joven que aparece en el acta constitutiva de Panavi S.A. de C.V. no se ve cómo ligarla con un negocio de mil 300 millones de pesos con el Ayuntamiento de San Luis Potosí.

La curadora Viridiana Mayagoitia, o Viridiana Salas Mayagoitia en el acta de la sociedad mercantil denominada Panavi, vino a San Luis a la presentación de la exposición del fotógrafo jalisciense Ricardo Guzmán. Egresada de maestría del The City College de Nueva York, ella valuó y organizó la producción, por eso estaba aquí.

El reportero Martín Rodríguez la abordó en la azotea del Museo de Arte Contemporáneo como la primera cara de un propietario de Panavi que se asoma por San Luis. No iba a mal la entrevista, pues hasta ahora de la empresa contratada para cambiar y dar mantenimiento a 48 mil luminarias sólo hemos conocido valedores locales, intermediarios, diputados porristas y abogados de medio pelo.

Curioso, el nombre de la exposición fotoartística es “Traslucir”. El autor explicó en su mensaje que se llama así porque es “un ejercicio de transparencia”, en seis salas. Y agradeció a la curadora por haber aportado “claridad ante la obscuridad que nos genera nuestro propio trabajo”. Sobre las opacidades y penumbras que asocian a la artista con Panavi y los manejos de la empresa en San Luis, no hay quien aporte ni la luz de un fósforo.

El semblante le fue cambiando a la curadora con las preguntas como codueña que es de Panavi, según el registral del Estado de Jalisco, en sociedad al 50% con su hermana, Paulina Salas Mayagoitia, a quien no fue posible ubicar en tres ocasiones que el reportero Martín Rodríguez las buscó en el domicilio de Zapopan, hace año y medio.

De Viridiana, en la Universidad de Guadalajara informaron y documentaron que realizaba en Nueva York una maestría en Arte, con beca que se ganó por oposición. Resultó extraño que una empresaria que amarra un negocio de mil 300 millones de pesos, busque beca para marcharse a Nueva York a estudiar Arte, no un MBA ni tecnologías eléctricas, apenas meses después de que entrara en vigor el contrato de Panavi con el ayuntamiento potosino.

En el diálogo con el reportero en el museo, Viridiana confirma que tiene una hermana llamada Paulina y que trabajó en la U de G. “Ya no trabajo ahí”, apuntó. Pero la sola mención de que ella aparezca como codueña de Panavi la hizo reaccionar. Dijo que no sabía nada de lo que le estaban preguntando, que nada tiene que ver: “Yo creo que deberían buscar bien o hacer una investigación”.

Pero Panavi está también  en otras ciudades, como Querétaro, con un contrato a diez años por más de mil millones de pesos y más de 60 mil luminarias.

El 30 de enero de 2015, el Periódico Oficial del Estado publicó el decreto 953 de la Sexágesima Legislatura que autorizó al ayuntamiento potosino a contratar hasta por quince años la prestación de servicios para tecnología led en el alumbrado público.

El alcalde Xavier Nava Palacios está obligado a recuperar el alumbrado de la ciudad para que lo repare en la medida de las posibilidades.

La calificadora de la deuda municipal Fitch Ratings advirtió “posible riesgo para la flexibilidad financiera de las entidades municipales”. No es deuda con un banco, pero sí requiere un compromiso de pago a futuro.

Como si no fuera suficiente, la administración de Ricardo Gallardo Juárez pretendió ampliar el monto de ese contrato en 212 millones de pesos. Para empujar la autorización en el Congreso, entró a escena una trama de cabildeo que involucró a diputados locales, medios y abogados. El escándalo y la crítica echaron abajo la modificación.

El entonces alcalde Gallardo no volvió a hablar de la ampliación fallida al contrato que firmó su antecesor, Mario García Valdez. Ni volvió a hablar del estado en el que seguía el contrato de origen.

Ahora sabemos que el convenio con Panavi y sus empresas socias sigue vivo, que Gallardo Juárez nunca lo cerró, sólo les dejó de pagar. Perdió el interés. Como no le pagaban, Panavi no cambió luminarias. La red de alumbrado que ya era deficitaria, empeoró.

Deuda acumulada, un contrato nada simpático y el sistema de alumbrado muy comprometido, es un escenario de costo final y muy alto para los ciudadanos, nada menos en su cotidiano de calles oscuras, lugar apropiado para asaltos, robos y agresiones.

Mientras el municipio no se libere legalmente de ese contrato, la situación es incierta. No puede simplemente ignorarlos; quién sabe a qué se atuvo Gallardo para hacerlo, tal vez a la ilusión de que iba a reelegirse.

La cláusula 21.2 del convenio obliga al municipio a pagar el equivalente al 90% de los pagos mensuales restantes pactados originalmente del contrato si decide el término anticipado “sin causa justificada y de manera unilateral”.

Sería muy extraño que Panavi y sus socias en el contrato, Centro de Distribución Energético y Lámparas Ahorradoras de Estado Sólido, no promovieran acciones legales si la alcaldía pretende para otro esquema para cambiar las luminarias, uniformarlas en led y mantenerlas.

En la etapa de mayor cabildeo de la ampliación al contrato con Panavi, ante la falta de rostros que se presentaran en San Luis corrió la suspicacia respecto de la propiedad de esos negocios. Con insistencia, se habló de prestanombres, de verdaderos dueños poderosos, en especial uno políticamente conectado, el hijo de un ex presidente, Juan Cristóbal Salinas Occelli, hijo de Carlos Salinas de Gortari.

La contrariedad de la curadora Viridiana Mayagoitia ante las preguntas de su relación con Panavi, su negación, su perfil que no encaja en el de empresaria o broker de empresarios. Si no es de ella, socia al 50% con su hermana en la constitutiva, ¿de quién es entonces Panavi?

 

 

ROLLOS SUELTOS

¿AVISO? Parece que así consideró el gobernador el papel de la policía preventiva el día del asalto a un cuentahabiente, en el interior de un banco ubicado en una plaza comercial. El titular de la SSPE quiso dar explicaciones y le fue “de feria” con el jefe. Sí, así como dicen que se enoja.

PRUEBA EXTREMA. Estos días de aguinaldos para la burocracia y de compras mayores, las corporaciones preventivas tendrán que esforzarse más.

¿EN SERIO? Y si así está la cosa con la inseguridad, resulta de lo más bizarro que lideresas de la burocracia en el afán de engordar sus filas insistan en sindicalizar a los policías, algo que ya rechaza la normatividad. No debe haber elementos sindicalizados para julio de 2019. Sueña duro pero así es de claro: si no quieren ser policías sino burócratas, que se vayan a conseguir empleo en otra parte.

¿ASÍ LOS QUIEREN? Con la costosa burocracia que ya carga Gobierno del Estado es más que suficiente. Hay dependencias con excesos de personal increíbles, algunas con dos voceras porque la sindicalizada no sirve para nada, pero no hubo forma de correrla y hubo que poner a otra por contrato que haga el trabajo. Otras en donde hay dos voceros porque había que darle cobijo en la nómina a algún protegido de váyase a saber quién. Y a otros más que meten disque “de asesores” sólo para que cobren, porque de “asesorar” no están ni para recomendar el color de una corbata.

ATAQUES DE IMPORTANCIA. O qué tal la burocracia cultural, en la que hay que pedir cita para hablar con el titular comunicador. Si en un lugar hace falta un recorte con tijeras muy grandes es en Secult, la dependencia con mayor número de direcciones en la nómina y de parientes recomendados de funcionarios y ex funcionarios.

CABO TUNA II. Con otro nombre, la Facultad de Ciencias recuperó la experimentación con sistemas de propulsión para cohetes que puso a San Luis a la cabeza de la investigación espacial. Al menos los han visto en unos predios rurales.

RADICALIDADES. Entre panistas: con el nivel de gasto de Manuel Aguilar Acuña “El Kippy” en la campaña por la dirigencia estatal azul, si gana, los proyectos y las aspiraciones de muchos van a complicarse mucho, pero mucho. Que la forma de jugar va a ser muy distinta.

 

 

LA TIRA DE LAS NETAS

TALENTO CON CADUCIDAD

“Los cocineros con talento se queman muy rápido. En cinco años un cocinero bueno está quemado”.

Ferrán Adrià, el cocinero creador de platos de vanguardia como el mousse de humo y las espumas de verduras, sobre la presión por innovar y lo espectacular en la gastronomía. EPS (17/XI).

 

 

ECONOMÍA MATA MILICIAS

“Ahora las conquistas son económicas, no es militar como antes que se buscaba apropiarse del lugar, sino que ahora se busca su mercado, como lo hace desde hace tiempo Estados Unidos y también le sigue China”.

 

Carlos Slim Helu, empresario de lista Forbes, ante representantes políticos y del mundo económico de países de la comunidad iberoamericana, en Madrid. Expansión (9/XI).

 

JODIDOS PERO CLASISTAS

“En México el clasismo y el racismo no es sólo hacia los de abajo, sino de los de abajo a sus pares”.

Hernán Gómez Bruera, investigador del Instituto Mora, explicando los términos discriminatorios del lenguaje para referirse a los seguidores de López Obrador (“chairos”) y las expresiones contra la Caravana del Migrante. BBC News (16/XI).

 

 

 

Minuto a minuto

Toda la sección