Fundador:
Miguel R. Valladares García

lunes 30 de noviembre de 2020

Los modos de siempre

      Se deshilacha la expectativa de una Cuarta Transformación llevada al Legislativo local. No hay aún grandes diferencias con la pasada legislatura y […]

Adriana Ochoa

 

 

 

Se deshilacha la expectativa de una Cuarta Transformación llevada al Legislativo local. No hay aún grandes diferencias con la pasada legislatura y encima algunos de sus integrantes protagonizan un escándalo cenagoso de acoso sexual, hostigamiento y violencia de género.

 

En cuatro meses de ejercicio, la LXII Legislatura del Estado no ha querido, o no ha podido, bocetar las primeras páginas de algo que nos convenza de otorgarle sin duda una mejor consideración que la coloque muy aparte de su desmecatada, corrupta, ignorante, abusiva y miope antecesora.

La mayor presión es para la bancada de la Cuarta Transformación, integrada por legisladores del PT, Morena y el PES. En los diarios capitalinos de proyección nacional, incluyeron al Congreso de San Luis Potosí como uno de los poderes legislativos estatales con dominio de la fracción morenista-petista-encuentrista que no cumplieron con la línea de reducirse sueldo y beneficios, como preconiza y encabeza su jefe político nacional real, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los jefes legislativos de Morena salieron a explicar que no pudieron cumplir con la rebaja porque los diputados opositores se negaron. El autobaño de pureza para la fracción dominante duró muy poco, pues el diputado Pedro Carrizales, del PT, acusó a su compañera, Paola Arreola Nieto, de no renunciar a los altos ingresos. La joven diputada le reviró que ella no simulaba trabajar. Reflotando en todo este sainete, la disputa por la jefatura de la bancada petista, que forman los dos.

Los coordinadores de otras bancadas reconocen que el joven presidente de la Junta de Coordinación Política, Edson Quintanar Sánchez, se esfuerza por una actuación decente, pero paga la factura de la inexperiencia y la falta de formación suyas y de sus compañeros, que no le dan mucho en quién delegar. La resultante es que la gran fracción que irrumpe en el escenario político por mandato de las pasadas elecciones, no ha sido capaz de ver la dimensión de los cambios que su aparición misma genera, o tiene posibilidad real de generar.

Hay un coste de las candidaturas por tómbola, democrático, sí: a las candidaturas llega cualquiera con algo de suerte y alguna ayuda, hasta la casera de la dirigencia estatal, hoy diputada federal. Se consiguió diversidad en los legislativos, federal y estatal, pero hasta ahora una diversidad vacía, de mera estética y cosmética a la praxis política real.

La dirigencia tampoco se ve que ayude mucho a trazar algún cauce inteligente, o por lo menos consistente, a la bancada de la sorpresa popular, de la gran transformación nacional.

Para colmo, el escándalo de la semana, acoso sexual, hostigamiento y violencia de género, se da al interior de la gran fracción que prometió hacer historia PT-Morena y PES. Las diputadas que alzaron la alfombra y dejaron basura a la vista del Observatorio de Participación Política de las Mujeres (OPPMSLP), son de esa barra.

Y salvo un señor de un partido distinto, a quienes las denunciantes señalaron son compañeros en el barco de la Cuarta Transformación, uno de ellos ya expuesto en público por una trabajadora, el solitario legislador pesista Mario Lárraga Delgado.

Con el agua al cuello, correteado por la prensa, en la reunión de Jucopo, Lárraga se disculpó con Paola Arreola por lo que hubiera resultado ofensivo de su parte.

Si las denuncias de las diputadas siguen su curso, se sabrán los otros nombres. Y se confirmarán las acusaciones de conductas dignas de sujetos con un déficit moral que pone en duda su capacidad de socializar sin ser una amenaza para otros. Según lo que expusieron, ha habido insultos, bravatas, mensajes obscenos por celular y amagos vandálicos.

En transparencia no anda mejor este Congreso. Al igual que sus antecesores, de dientes para afuera ofrecen cumplir la apertura al público de las sesiones de la Jucopo, pero apenas hay tema que implique dinero, posiciones, pagos políticos o quidproquo, que es casi siempre, y cierran la puerta.

Las sesiones a puerta cerrada no tienen justificación, porque la ley las limita, pero se entienden: simplemente no les es posible abrirlas porque no hay otra forma de gobernar un cuerpo legislativo diverso, que la de la dádiva, el empleo o la concesión por los votos para sacar X o Y proyectos. Y si no es zanahoria, es palo: despidos, ruedas de prensa con amenazas de sacar a orear expedientes fétidos y otros alardes.

Lo moderno y en verdad transformador sería que si hallan corrupción, la denuncien de manera formal y la hagan saber, y se dejen del jueguito de mandar mensaje amenazador, presionar con el escándalo y no cambiar algo.

Las otras fracciones tampoco llevan galones dorados para presumir, pero de ellas no teníamos promesa alguna de “hacer historia”. Cambios en las dirigencias partidistas les imprimirán una cierta ruta, en función del proyecto a 2021. están en eso. El PAN, con Juan Francisco Aguilar, tratará de integrar y empezó con Sonia Mendoza Díaz.

Los priistas, se supone alinearán con el gobernador, con enlace a su nuevo dirigente, Elías Pesina. Y el PRD mantendrá su juego cerrado mientras pasa la tormenta del año post-alcaldía capitalina; bien compactos, son dos y ni ruido hacen.

A Morena, eje de la bancada transformacionista, le falta cabeza. Da la idea que nunca esperaron liderar el Poder Legislativo del Estado y no les importó mandar ciudadanos sin trayectoria.

Lo grave es que tampoco les importa ahora articular una ruta sólida, más allá de las ocurrencias, las posturas de izquierda radical y el postureo de “lo popular”. No es que tenga grandes adversarios en las otras curules, es que los fagocita la lógica parlamentaria de siempre y no han podido alinear sus esfuerzos.

ROLLOS SUELTOS

EL PRI, EMBARGADO. Entre los pendientes por resolver que encontrará Elías Pesina como nuevo dirigente estatal del PRI está el embargo de una cuenta bancaria destinada a gasto corriente. Alguien, derivado de un laudo en una junta especial de conciliación en el estado de Chiapas, logró afectar una cuenta bancaria del Comité Directivo Estatal del PRI en San Luis Potosí.

¿MAL DEFENDIDA? Según las referencias del pasado comité, el juicio laboral data de 2015. El año pasado promovieron un amparo, pero lo perdieron el último día de diciembre. Y a media semana, interpusieron un recurso. Quién sabe qué clase de abogados se allegue el PRI, pero el amparo lo perdieron porque no acreditaron debidamente la afectación de la medida, pues le mandaron a la juez unas copias de estado de cuenta, y copias simples, no válidas como probanza.

DE REBOTE. Lo más extraño es que el PRI alega que no es parte litigante del juicio, ni actor. Es más, que nada tiene que ver con el personaje demandante. Y que extraña mucho su cuenta, abierta en una sucursal bancaria “de Fundadores”.

IMPUGNADO. Además, la Sala Monterrey del Tribunal Federal de Justicia Electoral resolvió reencauzar un juicio para la protección de los derechos político-electorales que promovió desde octubre pasado el militante priista Raúl Cruz Medina Torres contra la convocatoria del Consejo Político Estatal para elegir presidente del Comité Directivo Estatal del tricolor, el cargo que protestó ayer Pesina.

NO LA DESECHAN. La ponencia del magistrado Jorge Emilio Sánchez Cordero-Grossman fue votada en el sentido de reencauzar la impugnación, no desechar sus argumentos. El punto es que antes de recurrir al Trife, a criterio de los magistrados, el inconforme debió agotar la instancia interna, es decir, ir a la Comisión de Justicia Partidaria Nacional del PRI. A ver con qué le salen ahí.

QUE SIEMPRE SÍ. No obstante que en un principio se negó, la Unidad de Evaluación y Control de la Comisión de Vigilancia del Congreso resolvió que siempre sí acepta la recomendación 20/2018 de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, dirigida a la Auditoría Superior del Estado para que haga las diligencias necesarias y resuelva cómo fue que abrió un proceso injustificado contra el ex regidor panista Marco Antonio Zavala Galeana.

NO SE SALVA. Pero al parecer la reconsideración del titular de la unidad, Héctor Mayorga Delgado, llega tarde y de todas maneras le promoverán una comparecencia para que explique porque no aceptó dentro del plazo. Por lo menos en la Comisión de Derechos Humanos del Congreso están a favor de hacerlo pasar por el cuestionamiento en mesa pública.

¿UN RETORNO? Para los primeros días de febrero, cambios en la vocalía

ejecutiva del INE.

 

LA TIRA DE LAS NETAS

CUANDO EL GUSTO ES CUESTIÓN DE BILLETERA

“Siempre dije que no me gustaban, pero era porque no tenía para uno. Pero cuando pude pagarme por primera vez un reloj, supe que había caído”.

Saúl “El Canelo” Álvarez, campeón mundial medio del Consejo Mundial de Boxeo, de la WBA y del, y su pasión por los relojes. Tiene medio centenar de piezas, entre Audemars Piguet, Rolex, Hublot y Patek Phiippe. Life and Style (XII/2018).

 

LA VIDA EN UNA PANTALLA

“Esta generación está jodida porque no ve más allá del maldito celular que tienen en la mano”.

Earl Stone, el octogenario cascarrabias a quien da vida Clint Eastwood en “La Mula”, su nueva obra fílmica sobre un anciano a las órdenes de un cártel de la droga (I).

 

¿UNA AUDIENCIA “JODIDA” NO PUEDE SER INTELIGENTE?

“Ya no más una televisión para una clase media jodida, que no va a salir de jodida, como dijo un clásico”.

Jenaro Villamil, periodista, en su mensaje de toma de posesión como coordinador del Sistema Público de Radiodifusión y Televisión del Estado Mexicano (SPR). (23/I).

Minuto a minuto

Toda la sección